4 abr. 2016

Reseña | El diario de Rywka | Rywka Lipszyc

Título: El Diario de Rywka (Original: The Diary of Rywka Lipszyc)

Autor: Rywka Lipszyc (Traducción: Aurora Echevarría)

Editorial: NUBE DE TINTA

Páginas: 189


Sinopsis: Rywka Lipszyc fue una chica judía que a los catorce años vivió en el gueto de Lódz, en Polonia. Entre 1943 y 1944 escribión un diario, en el que nos cuenta no solo los horrores de los que es testigo sino también quiénes son sus amigos y su familia y cuáles son sus sueños y esperanzas para el futuro.



El diario fue hallado en el crematorio de Auschwitz por una doctora del ejército ruso, que lo guardó como un tesoro. Ahora, setenta años después, se ha conseguido traducir, reveleando este maravilloso testimonio de cómo la vida transcurre incluso en los tiempos más oscuros, sacando a relucir lo más brillante del espíritu humano.

Uno de los testimonios más desgarradores del Holocausto, perdido durante años, ve la luz por primera vez.



Hola Wizards, aquí vengo a traeros la reseña de la última lectura que he podido disfrutar, y con la que más he sufrido, porque es una historia totalmente verídica, no solo por el claro contexto histórico en el que ha transcurrido, sino por la protagonista. Al igual que Ana Frank, esta niña decidió escribir un diario y quiso contarnos cómo era su vida diaria mientras se encontraba encerrada junto a familiares y amigos en un gueto de Polonia.

A medida que leía este libro, me sentía cada vez más agobiada, indignada y, a la vez, triste. Conozco de sobra el infierno que pasaron los judíos durante la II Guerra Mundial porque, desde que tengo uso de razón, me ha gustado siempre buscar información, leer libros y ver documentales de este acontecimiento histórico que marcó un antes y un después en la historia de la Humanidad. Hoy en día lo sigo haciendo y me sigue encantando y, gracias a ello, he aprendido hasta qué punto es capaz de llegar el ser humano.



Antes de llegar a las páginas que corresponden a los relatos de Rywka, previamente nos encontramos una serie de páginas en las que se nos describe cómo vivió Polonia la invasión de Hitler, con las correspondientes deportaciones y los primeros guetos que se construyeron. Todo este trozo de historia venía acompañada de imágenes reales que describían todo lo anterior. Y como se suele decir, "una imagen vale más que mil palabras", y, por tanto, me impactaron casi más que el texto. También nos podemos encontrar con la tarjeta de registro de Rywka dentro del gueto de Lódz.

Esto me ha servido para saber un poco más de los guetos, la vida de los judíos dentro de ahí, a qué se dedicaban, qué hacían, cómo pasaban el tiempo, etc. Siempre se nos ha enseñado la fase más dura de esta guerra: los campos de concentración, pero se sabía muy poco de todo lo que había detrás. Gracias a la película El Pianista, pudimos averiguar más sobre el papel de Polonia en la guerra, y fue ahí donde aprendí qué era un gueto.



La historia sigue una secuencia lógica y temporal. Como todo diario, nos encontramos con relatos ordenados por fechas. En esos relatos, me he encontrado con una niña que ha madurado muy rápido, es consciente de lo que está pasando y no sabe cómo afrontarlo. Nos cuenta qué ha hecho en el trabajo, a quién se ha encontrado, sus sentimientos, su visión de la realidad y, en ocasiones, nos enseña cartas que ha escrito a sus amigas, quienes también se encuentran dentro del guetto, como Surcia, la persona que más se nombra en todo el libro.  Lo más triste que me ponía era cuando pensaba en su familia, en todas aquellas personas que estuvieron con ella un día y que, al día siguiente, ya no estaban porque habían sido deportadas o porque no habían superado una enfermedad. Estos dos últimos puntos eran contados por Rywka con una frecuencia cada vez mayor y yo, como lectora, no podía evitar empatizar con ella y había momentos en los que tenía ganas de llorar.
Sus rezos también cada vez eran más constantes, y le preguntaba a Dios casi con desesperación "por qué les estaba pasando a ellos todo aquello, cuándo iban a acabar estos tiempos oscuros" entre otros testimonios que me ponían la piel de gallina.

"He pensado: se que ahora que quiero morir, no moriré. Moriré cuando quiera vivir, cuando por fin tenga un norte. ¿Quién quiere una vida así? ¿No es mejor morir cuando no tienes un norte?"



Para finalizar, no recomiendo leer este libro, más bien, casi les obligo a que le echen un vistazo. Pasa lo mismo que con El Diario de Ana Frank, es un libro que hay que leerse al menos una vez en la vida. No hace falta leerlo más de una vez, se te quedará grabado en la memoria para siempre.


4.5/5


¿Lo han leído? ¿Qué opinan? En el caso de que no, ¿será una de vuestrás próximas lecturas?




3 comentarios:

  1. Hola!!
    No lo conocía, pero por tu reseña me ha convencido.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola
    No sabia nada de ello pero siento que si lo leo terminaré llorando
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Sin duda por todo lo que cuentas es una historia que se nos quedará grabada...me lo apunto, no lo conocía pero creo que a pesar de la temática tan dura que trata sé que me gustará leerlo.

    Gracias por tu recomendación, besitos

    ResponderEliminar

¡Hola! Este blog irá avanzando poco a poco gracias a tu adorable comentario. Sí, he dicho adorable, por lo tanto si veo un solo comentario irrespetuoso, será inmediatamente eliminado. Estaría encantada de que me dejaras tu blog si dejas un comentario sobre el post de hoy :)

¡Muchas gracias!

Black Bow Tie